Hoy es 12 de febrero y ya llevamos algo más de un mes del nuevo año. Todavía no me he acostumbrado a eso de poner 2013 al escribir una fecha, pero el tiempo pasa igual. Y hay que avanzar, por eso la gran mayoría de gente ya tiene marcadas sus metas para este año, sus sueños o simplemente aquellos objetivos que le gustaría cumplir. Es muy fácil que caigan en el olvido, que sean reemplazados por otros que llegan con más fuerza y/o más prioridad. O por otros que levantan más entusiasmos y motivación en quien los emprende. Pues bien, yo no voy a ser menos. Y así he empezado, con el blog. Un día te pones con ganas, esto aquí, aquello allí, cambio esto, así no me gusta, mejor esto otro… Y después de un cierto tiempo no tienes el resultado esperado… Es muy fácil dejarse llevar por el desánimo y aparcarlo todo.
Es decir; sí quería hacer un blog, y ahora que? ¿cuantas veces hemos empezado algo y luego se ha quedado a medias? Y simplemente porque no era tal y como lo imaginábamos o porque nos está costando más de lo esperado, o porque el resultado no es tan impresionante como lo teníamos en mente. Y si el día a día es tan agotador que las pocas energías que te quedan cuando terminas la jornada y llegas exhausta a casa las quieres invertir en ti,o en las labores del hogar, o en nada, … Hay multitud de motivos por los cuales puede llegar a ser muy difícil. Por lo tanto es muy importante la constancia.
Y creo que es preferible ponerte un objetivo alcanzable para poder acercarte o llegar a él. E ir posteriormente aumentando poco a poco y a medida que lo vas alcanzando. Antes que poner un objetivo más ambicioso, y más difícil de cumplir. Es cierto que cuanto mas alto estés dispuesto a llegar aunque no llegues arriba del todo llegaras lejos, pero si esa meta es tan sumamente inalcanzable que el mero hecho de intentarlo supone un sobre-esfuerzo y eso te lleva a tirar la toalla? Merecerá la pena?

Yo en mi caso prefiero ir piano, piano..No me voy a poner el propósito de escribir todos los días laborables. Ni uno sí, uno no. No quiero ver como casi sin haber despegado mi propósito se hunde o naufraga como un barco a la deriva. Quiero hacerlo. Quiero disfrutar, comunicar, crear, entretener, diseñar…ese es mi objetivo, mi meta y si lo cumplo estaré satisfecha.

Anuncios