El otro día comencé dando una vuelta y acabé entrando en una tienda, ¿a quién no le ha pasado alguna vez? ja ja ja a mi bastante..pero en fin yo no le veo mayor problema… La cuestión es que hoy me ha dado por buscar por Internet aquellas prendas que me compré. Y me ha sorprendido darme cuenta que lo que se ve en la web no tiene nada ver con lo que me he comprado. Que el pantalón rosa flúor que me he comprado que tiene un color increíble, en la web tiene una apariencia bastante sencilla, la camiseta que tiene cierta gracia ni siquiera la encontraba entre las prendas, ha pasado totalmente desapercibida para mi, menos mal que el pañuelo ya se ajustaba bastante más a la realidad. (para las fotos de verdad me haré un poco mas de rogar :P).

colage

Desde una funda nórdica que presuntamente era blanca y acabo siendo mas bien color beige, pasando por un vestido casi blanco, una funda para la tablet que le viene bastante grande… En fin que esto no es la primera vez que me pasa. Suelo comprar bastante por Internet, y ya me ha ocurrido bastantes veces, que cuando recibes en casa el paquete poco tiene que ver con lo que aparentaba en la web, bien por exceso o por defecto. Bien porque el color no se asemeja al de la imagen, o porque la tela es muy diferente a la que te habías imaginado, porque es grande, o pequeño,  o simplemente no tiene el volumen/cuerpo que aparentaba la prenda.  Pero y lo cómodo que es estar sentada en el sofá, comenzar a navegar por Internet y acabar haciendo alguna compra, sin el estrés de la gente, la espera de las colas y la comodidad de poder probarlo todo en el espejo de tu casa. Y total si algo no te gusta por el motivo que sea puedes descambiarlo sin ningún problema. ¿como resistirse a estas comodidades? Aunque si lo que realmente  te gusta es ir de shopping …entonces las compras por Internet pierden todo su encanto… Por suerte hay para elegir, y para gusto los colores!!!
Y tú ¿eres de las que te gusta comprar por Internet o prefieres acercarte a la tienda?.
Saludetes!!!

Anuncios