Etiquetas

Septiembre es un mes de adaptaciones, de cambios, de novedades. Ser niño y tener nervios por comenzar las clases. Ser adolescente y apurar tus vacaciones antes de comenzar el curso, ser adulto y enfrentarte al síndrome postvacacional… Pero ¿existe? O simplemente es una excusa más para aquellos que por falta de fuerza de voluntad se aferran a cualquier cosa con tal de no dejar escapar el verano….
Aunque por la mañanas refresque e incluso llueva a ratos y parezca que el buen tiempo nos está dejando, la temperatura es agradable y yo soy de las que me quiero aferrar al verano. Y al igual que he hecho otros años, no cambiaré mi ropa de verano por los abrigos hasta después de fiestas de mi pueblo…, haya por octubre… Hasta que llegue el momento de mostrar mis nuevas adquisiciones y mis modelitos más tapaditos, aprovecho para enseñaros este vestido.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Me lo compré a principio de verano, y aunque tardé en poder estrenarlo porque aquí el verano llego tarde, estoy encantada con él. Lo que me gusta del vestido (además del color… abstenerse discretas, jaja!!) Es que es muy vaporoso, ligero, fresco, que es como si  la tela levitase sobre mi cuerpo, como si no llevases nada.
El corte tambien me encanta. Ya tengo otros vestidos así, que se ajustan a la cadera pero que caen perfectamente dando algo de vuelo a la falda.
Y en este caso, a pesar de ser una persona que le gustan los complementos para completar el look, también es cierto que soy de las que opino que no hace falta recargar. Que muchas veces menos es más… por eso no he querido recargarlo.
Únicamente con un vestido y unos zapatos en tono beige claro, creo que consigo un efecto brutal!!!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA   OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

FOTOS

La chaqueta vaquera y el pañuelo, por el fresquito del norte, je je
Y vosotras, os animáis con algo ¿un pelín llamativo? ja, ja, ja.

Feliz jueves¡¡

Anuncios