Después de un fin de semana agotador, cuando llega el lunes y tienes que volver a la rutina, lo que me menos te apetece es tener que aguantar a otro tipo más, que te suelta una de esas frases típicas que te rematan…. “no te quejes que tienes trabajo” ¿perdón?, mientras tienes a uno exigiendo, al otro lloriqueando,  al otro pidiendo y tu sin recursos para poder llevar a cabo nada de lo que dicen; pero como tengo trabajo en la época en la que estamos, no me puedo quejar ¿porque no voy a poder quejarme?, en fin no voy a seguir por estos derroteros que no tengo la intención de calentarme, jajaja.

Quería hablar de los topicazos, de esas frases que la gente toma como costumbre decir cuando no sabe que decir, no pasa nada por no decir nada, no son incómodos los silencios incómodos, es mejor no abrir la boca que decir un topicazo o hablar de tiempo, !!llueve, aquí siempre llueve!!.

Image

En el ascensor, excepto que se te quede parado y tengas que quedarte horas con el vecino de turno, ese al que normalmente pones verde porque hace ruidos a deshoras, saca la basura al descansillo y huele mal, o cuelga la ropa y moja la tuya; no digas nada, disfruta del silencio, de tus pensamientos y no provoques una situación que luego tengas que borrar de tu mente.

Madre mía y si la del tiempo me parece de traca, la abuelilla que en el metro, o en cualquier transporte público te pregunta como puede llegar a… hasta aquí no hay nada raro, se le contesta si se sabe, ojo, si se sabe no le vayamos a mandar a la pobre a quintaculo. Y después de contestarle con toda la educación del mundo tenemos dos escenarios:

Escenario a, que no se fía de lo que dices y vuelve a preguntar a otra persona, generalmente algo mayor y que por eso va a saber más que tú. ¿Perdón? si no te vas a fiar de lo que digo ¿porque me preguntas?

Escenario b, una vez que te pregunta, se te pega cual lapa a la roca para contarte su vida y milagros, que digo yo, ¿tengo cara diván de psicólogo?. En fin, las dejo que se desahoguen, que es sano, pero cuando te tienes que bajar y las dejas con la palabra en la boca, casi estas por llevártela a casa para que termine la mujer la historia.

Por todo esto y porque seguro vosotros tenéis alguna situación más de estas, a veces es mejor quedarse calladito, disfrutando del agradable silencio, que provocar al resto una situación violenta.

Eso si, los hay que cumplen esto a la perfección, que no dicen ni ‘mu’ en ninguna situación, y hay algunas veces en las que, por favor, a mí avisadme. A quién no le ha pasado algo así alguna vez,  y que podía haberse solucionado con un pequeño gesto de valentía; que oye muchas veces da vergüenza decirle a tu jefe que tiene un poco de perejil en los dientes, que digo perejil por eso de haber crecido viendo los programas culinarios del maestro Argiñano (rico, rico y con fundamento) que lo mismo puede ser albahaca, jaja. Que vergüenza, pero de verdad que es muy de agradecer, que luego vas a una reunión con un cliente y claro, imposible quitarle el ojo al diente, jajaja. Que esto es extrapolable a, la pernera del pantalón enganchada con el super calcetín negro de ejecutivo, o la más incomoda todavía falda/vestido enganchada con las medias, el bolso o similar que ponen al descubierto con suerte tu ropa interior, y digo con suerte porque en estos casos no llevarla…puede ser un motivo de suicidio jajaja.

Podría seguir pero creo para comenzar el día ya es suficiente,  eso si,  y tú, ¿qué topicazos estas cansad@ de escuchar?

¡Feliz martes!

Anuncios