Tengo que reconocer que me esta costando bastante más arrancar de lo que esperaba, supongo que el hecho de que haya hecho buen tiempo y que prefiero pasar las horas de aquí para allá agotando el verano, ya sea disfrutando de una cervecita en una terracita, de un paseo o lo que sea, antes que ponerme en casa delante del ordenador, no ayuda. Por cierto, me da que le quedan dos días, esta pidiendo a gritos un formateo ¡¡¡¡horror!!!!
Entiendo que al final no dejan de ser excusas, pero es que esto lleva su tiempo… y a mi de eso ya me queda poco. Si a eso le sumamos que septiembre y octubre son los meses de las tartas, jajaja, es cuando más cumpleaños se celebran es nuestro circulo y claro… les estamos mal acostumbrando, Jaja

Y entre tanto, a pesar de los pesares siempre tengo al blog en mente, pensando de que hablar, con que voy a sorprenderos, que puede resultar interesante… así que he pensado, ¿y por que no me lo cuentas ell@s?, ¿por que no me echais una manita?? Decidme que entradas os gustan más, si os gusta que hable de lo que me da la gana, jajaja, básicamente como hasta ahora,  si tengo que retomar “el que regalar a los amantes de…”, si tenéis alguna inquietud, si queréis que os hable de los lugares de vacaciones que conozco, o consejos para… En fin, sé que todo está muy trillado ya, pero cada uno aporta su visión y eso lo hace diferente , o eso quiero pensar ;P .

Y mientras me decido, vuelvo a la carga con una entrada de lo más ¿rara?, jaja. Hoy haré un ¿sabíais que…?
Para mi la colonia es un complemento más a tener en cuenta en cualquier outfit, ya que estimula otro de nuestros sentidos. Estamos acostumbrados a estimular la vista con lo que llevamos, con la ropa y los colores que nos ponemos. Y tambien el tacto, ya que determinadas texturas no nos gustan y otras tantas nos enamoran al tocarlo. ¿Por que no estimular otro de los sentidos? Será que mi olfato es muy sensible, pero al igual que un dulce, un pincho o buen plato, si entra por el olfato… uhmm
Y esto, como ya sabéis es un mundo, ya que además la misma colonia huele diferente según la persona. Todo esto tiene una explicación muy sencilla ¿sabias por que las colonias huelen diferente según la persona?

Cada piel contiene de forma natural un cóctel químico particular que, como si de una huella dactilar se tratara, deja un rastro de aroma irrepetible. Los perfumes, al mezclarse con el olor corporal de cada persona, adquieren vida propia y crean una seña de identidad única.

Bueno, sea por el motivo que sea, mejor estar cerca de algo que huela bien, que ir en el metro a última hora de un día caluroso de verano cuando todo el mundo acaba de salir de trabajar, eso tumba a cualquiera, mientras que un buen perfume, en cambio acorta distancias, y muchas… y si le sumas un poco de imaginación ya ni te cuento, y si no leeros el libro de “el perfume”,  bufff¡¡

Sea como fuera, feliz martes, y a por el toro.

 

Anuncios