Cansada de convencionalismos y con tan solo unas horas de año nuevo, es inevitable echar la mirada atrás y recapitular sobre el año que se ha ido, de los acontecimientos pasados, de los que vendrán, de los objetivos marcadas y cumplidos, o no… De los nuevos propósitos, desde apuntarnos al gimnasio, ¡ay ama, demasiados polvorones!, hasta estar más tiempo con la familia, hacer más viajes, ser menos cascarrabias, dejar los excesos… la lista puede llegar a ser interminable, pero creo que dura, lo que dura el roscón de reyes, un suspirin. Por suerte, a la gran mayoría se nos acaba perdiendo la lista u olvidando lo allá escrito, y en cierto modo, me alegro, no me apetece ser consciente de lo que no he sido capaz de hacer. No cabe la menor duda de que lo logrado, perdurará en el tiempo.

Así que, ya sea porque no has hecho una lista, o porque los propositos allí marcados no depende de ti… nota mental, la lotería no toca si no se juega, ;P, tienes un nuevo año por delante para lo que quieras, da igual que hayas entrado con el pie izquierdo, que hayas perdido una uva por el camino, que hayas roto las medias, hayas acabado con el maquillaje corrido, o que tengas una resaca de caballo…. hoy, al igual que ya te han dicho el resto de mortales, solo puedo decirte

¡Feliz Año nuevo, y a disfrutar que son dos días!

BRINDIS

Y no puedo terminar, sin desearte que esté año te traiga justamente aquello que buscas, y sea todo lo especial que esperas y deseas.

Como cada jueves, ¡Feliz jueves!

 

Anuncios