Llega el verano y con él, me ha llegado una nota de rescate, mi armario está dispuesto a negociar conmigo por liberar mi biquini!! El del año pasado, quizás hace dos… me lo estoy pensando… busco por la red… me lo sigo pensando… uyss mira este que mono… me lo repienso de nuevo…

Entonces me doy cuenta que cada vez odio más el momento tipo Indiana Jones en plan…”en busca del biquini perfecto”. Y digo perfecto por decir algo, que no me refiero a que me vaya a quedar como un guante, que ni me lo planteo, ya he aprendido esa lección, lo que hay es lo que se ve, y no hay más de lo que ves.. jajaja. Nos guste o no, las cosas ya no son lo que eran… jajaja.

biquiniVenga va, me lo planteo, pero es que primero hay que elegir el tipo de bikini que quieres, lo que viene siendo el modelo, que como no hay pocos… bandeua, halter, de triangulo, tipo sujetador,…  mejor que seas fiel a uno en concreto que si no te puedes volver loca…. Luego va el color, el del biquini, cuidadito que hay colores que los primeros días de verano te hacen parecen un albino, que como tu color de piel sea como el mio… seguro que un esquimal está más bronceado que tú… jajaja.

 

biquinis

Creo que hay demasiadas ecuaciones para que me salga bien ¿verdad? y mira que hay infinidad de modelos monísimos. Venga, va, lo intento de nuevo, voy a ver si lo visualizo… uyss que no me he quitado los calcetines, aiss la cortinilla del vestuario medio abierta como si lo viera … uff que color de piel que tengo, paliducha, paliducha…. ahora que lo pienso… si total para dos días que hace sol aquí y otros dos que me voy fuera… ¡Ya está! me he decidido… pagaré el rescate y tan agusto oye …. jajaja

¡Feliz jueves!!

Imagenes Pinterest

Anuncios