Acaba de llegar la primavera y con ella, el tan deseado o no, momento en el que rescatamos alguna prenda del armario. Ese pantalón del año anterior, que nos encanta y que para nuestra sorpresa…(redoble de tambores…) ¡¡Omg!! Si apenas entra! O_o Comienza la crisis, parece que puedo estar algo hinchada, será del calor, saltito, saltito, saltito, el pantalón va subiendo y… conseguido, bufff, momento cierre, a verrrrrrrrrrr, igual me tumbo en la cama, solo por facilitar, ¡eh!,  y por fin, estoy dentro (voz en off cantando el Aleluya).

Sientes que la prenda limita un poco tus movimientos pero es que cuando vas viendo poco a poco como vas creciendo, bueno mejor dicho…anchando… esos pequeños logros te suben la autoestima…
Bueno la crisis de no entrar en el pantalón se pasa pronto, lo que tardas en ponertelo o en comprarte otro, pero ¿y la crisis de la primera cana?? ¡¡Omg!!! Tremenda!!

Ese día en el que te ves la primera cana ¡bufff!, te caen cinco años encima de golpe y porrazo, sin comerlo ni beberlo, ;( !!
A mi me sentó fatal, así que opté por quitarmela, a la porra eso de que salen siete. Así conseguí autoengañame… Porque al poco tiempo encontré otra justo en el mismo sitio… O_o, ¿Será la misma que ha crecido rápido?, jaja aisss pobre… Pues así mientras pude, hasta que encontré una nueva cana en otra zona y claro ya la excusa al traste !ay ama!!!Pierdo la excusa, pierdo la entereza!!! Como siga así pierdo hasta la juventud!!! jajaja.

humor
Y ya si acaso de las arrugas mejor hablamos otro día, que somos humanas, envejecemos y lo sabemos, pero no hace falta verlo en pantalla gigante y con letras fosforitas…

Jaja,  hay que tomarse la vida con un poquito de humor…

¡Feliz martes!

Anuncios